sábado, 20 de septiembre de 2014

Textos "breves como fotos"_27

Desconcertado observó el aviso que mostraba la pantalla y pulsó el enlace al correo. En un texto, bello y cargado de sentimiento, ella compartía la emoción que había disfrutado al ver sus fotografías: “Hay lugares en los que la vida tiembla y ese temblor produce una indescriptible sensación” —le decía, dejando entrever ciertos miedos y deseos que parecían antiguos—. “No es fácil encontrar esos lugares...” Y, acariciado por la deliciosa seda que tejían sus palabras, siguió leyendo hasta percibir —él mismo— un cierto temblor de futuro, velado sólo por las frágiles capas de lo imposible.