miércoles, 7 de diciembre de 2011

Textos "breves como fotos"_03

El reloj, tan sucio y polvoriento que parece desatendido desde hace años, marca -en cambio- la hora exacta. Como si se sintiera obligado a ser el testigo imparcial de nuestro encuentro.