sábado, 26 de mayo de 2018

di_versos


Detrás de "sin embargo, es indeleble"
-en la página ciento uno de un libro
de Roberto Bolaño- me sorprende
un antiguo retrato, como el eco
lejano. Como luz amortiguada
de una estrella distante.

Caracteres y símbolos impresos
que leo por debajo del silencio.
Lugares y paisajes superpuestos
en los bordes vacíos del papel.
Figuras invisibles, estampadas
en penumbras de sueño.

Y tu fotografía, de repente,
con el tono amarillo de un recuerdo
olvidado. Color en blanco y negro.
Síntesis de memorias compartidas
o el rastro solitario de un naufragio,
varado entre rompientes.

Instantáneo registro
            para siempre imborrable.