sábado, 16 de marzo de 2019

Textos "breves como fotos"_50


Tras caminar durante más de dos horas, llega a la orilla del arroyo y se detiene un instante a contemplarlo. Enciende un cigarrillo. Y, con movimientos muy lentos, se sienta sobre una piedra prominente, cubierta de musgo y líquenes. La humedad le mancha los pantalones y los traspasa. Nota el frío y, en ese momento, suena su teléfono móvil. Se sorprende porque pensaba que no habría cobertura. No dice nada. Solo escucha y, finalmente, cuelga con un gesto contrariado. Se toca la cara incrédulo. Repasa el sueño que ha tenido esta misma noche. Lo recordaba perfectamente al despertarse y no puede creer que se esté repitiendo punto por punto. Sin desviación alguna.