sábado, 27 de abril de 2019

Biblioteca de instantáneas_24

El señor McKee era un hombre pálido y afeminado, que vivía en el piso de abajo. Se veía que acababa de afeitarse porque tenía una mancha blanca de crema en la mejilla, y saludó a todo el mundo con el mayor respeto. Me informó que pertenecía al 'mundillo del arte'; más tarde colegí que era fotógrafo, y autor de la borrosa ampliación de la madre de la señora Wilson que pendía como un ectoplasma en el muro. Su mujer era chillona, lánguida, bonita y horrible. Me contó orgullosa que su esposo la había fotografiado ciento veintisiete veces desde que se habían casado".
El Gran Gatsby
(fragmento) Francis Scott Fitzgerald